Archivo de la etiqueta: Disfemia Logopedia logopeda tartamudez

Nuestra gran enemiga la Disfemia

La disfemia o tartamudez es un trastorno funcional en el que no existen alteraciones o malformaciones de os órganos implicados en el habla, ni alteraciones en el lenguaje. Se define como una alteración de la fluidez caracterizada por ocurrencias frecuentes de uno o más de los siguientes fenómenos:

  • Repeticiones de sonidos y silabas
  • Prolongaciones de sonidos
  • Interjecciones
  • Palabras fragmentadas (pausas entre de una palabra)
  • Bloqueos audibles o silenciosos (pausas en el habla)
  • Circunloquios (sustituciones de palabras para evitar la palabra problemática)
  • Palabras producidas con un exceso de tensión física
  • Repetición de palabras monosílabas

La alteración de la fluidez interfiere en el rendimiento académico o laboral, o la comunicación social.

Es un trastorno de la expresión verbal que afecta principalmente al ritmo del habla, sin anomalías en los órganos de la fonación, siempre relacionado con la presencia de un interlocutor, razón por la que esencialmente es un trastorno de la comunicación verbal[1].

 Una palabra mal organizada temporalmente, más la consecutiva reacción del hablante a sus palabras[2].

Teniendo en cuenta esto podemos definir la disfemia como un trastorno de la fluidez del habla que se caracteriza por una expresión interrumpida en su ritmo y lleva asociada otros síntomas como falta de coordinación fono-respiratoria, alteración del tono muscular y respuestas emocionales y neurovegetativas y que no se debe a una causa específica sino a un conjunto de factores.

Sobre su etiología han sido muchos los estudios, y según la mayoría de los autores se ha llegado a la conclusión de que tiene una etiología multifactorial, sería la confluencia en mayor o menor grado, de diversos factores, como el desencadenante de la tartamudez, el entorno, la personalidad, etc.

La clasificación que más se utiliza es la que se establece en función de la producción verbal, en la que se distinguen dos formas:

–  Forma Clónica: cuya característica es la presencia de espasmos que producen repeticiones al hablar, de silabas o de un grupo de silabas, acompañándose o no de tensión muscular.

–  Forma Tónica: se caracteriza por un habla espasmódica que provoca bloqueos, más o menos importantes, al inicio o en mitad de las palabras. Se observa tensión muscular alta y persistente, con compensación o esfuerzo para superar el bloqueo.

–  Forma mixta (tónico-clónica, clónico-tónica): es la más frecuente y está basada en los síntomas de las otras dos formas, con predominio de una forma sobre la otra. Por lo que, clónico-tónica cuando predomina la repetición de las silabas sobre los espasmos o tónico-clónica cuando predomina los cortes espasmódicos por la tensión sobre las repeticiones de silabas.

 

[1] Dinville y Gaches (1989).

[2] Van Riper (1973).

Anuncios