Cuando ya no te quedan más fuerzas para luchar, ves sus ojitos mirando hacia otro lado, su mano estirándote hacía delante y las ganas de comerse el mundo. Es ahí cuando te das cuenta de que tus pies por él se mueven sin darte cuenta y siempre hacia delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s